Nuestra filosofía y enfoque

Nuestra filosofía y enfoque

¿Cómo podemos imaginar un futuro que forme parte de la vida cotidiana y de su "realidad pragmática", evitando al mismo tiempo el reduccionismo, el simplismo y la parálisis ante un mundo cada vez más complejo? La inmensidad de la tarea puede llevar a renunciar a desarrollar una imaginación pura. Esta proyección crea una tensión entre la experiencia del mundo cotidiano y el ejercicio prospectivo. Esto conduce a una contorsión permanente que desequilibra los fundamentos mismos de la investigación.

Sin embargo, sigue siendo posible hacer inteligible la complejidad inherente del mundo. Se trata de un arte de composición que requiere comprensión, anticipación y acción. Ajustando diferentes puntos de vista, mirando hacia atrás en la historia, previendo el futuro, este esfuerzo permanente de composición permite definir representaciones de la realidad que son a la vez comprensibles y holísticas. Estos enfoques contemporáneos de la filosofía nos permiten "volver a lo ordinario" buscando liberarnos de no considerar las realidades humanas más banales.

Este es el adagio de la investigación. Nuestra misión es explorar lo "cotidiano" mientras reinventamos constantemente el futuro. Lo cotidiano se refiere a lo que pertenece a la rutina diaria, lo común o los acontecimientos frecuentes. La "vida cotidiana" representa, por tanto, el transcurrir de los días típicos de los individuos y las organizaciones. Un día común incluye acciones rutinarias y, en última instancia, implica ciertos rituales que varían entre individuos y entre organizaciones. Alain Berthoz nos ayuda a comprender estos fenómenos definiendo la "simpleza", que designa un conjunto de soluciones encontradas por los organismos vivos que, a pesar de la complejidad de los procesos naturales, "operan" y actúan en esta rutina diaria. La simpleza establece las características generales de estas soluciones: modularidad, redundancia e inhibición. De hecho, los procesos vivos son muy complejos, en el sentido de que implican muchos elementos (moléculas, células, átomos, partículas) y muchas operaciones. A pesar de esta visible complejidad, el ser vivo actúa "aparentemente" con sencillez, sin tener que considerar todos estos elementos o acciones en cada momento. Esta es una ilustración importante de la complejidad de las actividades cotidianas.

El mayor reto de nuestra investigación es aprehender esta complejidad y elaborar representaciones "probablemente aproximadamente correctas" (Leslie Valiant) de la misma. Nuestro objetivo sigue siendo, ante todo, integrar esta complejidad para establecer soluciones sencillas y explotables para las actividades cotidianas de nuestros usuarios, nuestros mercados y nuestros clientes. Para hacer frente a la disyuntiva entre lo cotidiano y el futuro, para alimentar la disrupción, es imprescindible producir "síntesis" trabajando a diferentes escalas (territorios, ecosistemas, campos experimentales, comunidades de actores locales) para intentar establecer una nueva coherencia global. En este sentido, hacer un objeto artificial "simplex" es un "proceso de ingeniería compleja que consiste en hacer simple y puro un potente conjunto de funcionalidades". En efecto, un simplex es un objeto complejo cuya complejidad ha sido deconstruida y que puede explicarse de forma sencilla" (Edgard Morin).

Por tanto, nuestra ambición está claramente definida por esta dualidad: ¡alimentarse de lo cotidiano y abrazar la sencillez!

"La ciencia sin conciencia no es más que la ruina del alma."
Rabelais
Pantagruel, 1532
Proceso de innovación

Nuestra innovación
Proceso

Nos basamos en un proceso completo para madurar y probar las ideas. Nuestro proceso nos permite trabajar desde el inicio de un proyecto, pasando por la investigación, la experimentación, la prueba de concepto, los prototipos hasta los productos mínimos viables en manos de nuestros clientes.

Socios

Ir arriba