Artículo científico aceptado en la conferencia QUATIC 2020

Hace unas semanas, 3 ingenieros de DRI vieron aceptado su artículo en la Conferencia QUATIC 2020. QUATIC 2020 es la 13ª conferencia sobre la calidad de las tecnologías de la información y las comunicaciones, que tendrá lugar del 8 al 11 de septiembre de 2020. La ponencia seleccionada es sobre: "Desafíos para la validación del diseño: Lecciones aprendidas".

En el marco del programa de Berger Levrault para la migración de aplicaciones a nuevas tecnologías, se ha planteado la importancia de la validación automática de la migración de GUI. Imagínese que la migración debe traducir miles de millones de páginas de una tecnología a otra.
Hay que comprobar si una pantalla se ha traducido correctamente, lo que puede ser una tarea larga y tediosa. Para ayudar a las partes implicadas en la verificación, los tres ingenieros se embarcaron en un viaje hacia posibles estrategias de automatización.

El viaje no fue tan exitoso como hubieran querido. Sin embargo, consiguieron encontrar información valiosa sobre los temas que podrían tener mayor impacto para Berger-Levrault. Esta migración tiene la particularidad de ser limitada: el software no está totalmente traducido, sino que sólo lo está su apariencia.
Debido a esta limitación, el resultado es a veces gráficamente equivalente, pero no igual (tablas sin rellenar, zonas de texto sin contenido, etc.). Su primer intento consiste en comparar formas.
Su estrategia se basaba en la distribución de información: ¿Cómo se distribuyen los elementos entre sí?

Para poner en práctica esta idea de relación mutua entre elementos, decidieron sustituir los contenidos por cajas que representan conjuntos de elementos.
Para reconocer estos conjuntos, se dibujan cuadros negros que representan el perímetro de cada conjunto, como en la imagen siguiente.

Para automatizar esta comparación, crearon un programa que abre cada par de páginas (la original y la traducida), las transforma en una versión "caja negra" y hace capturas de pantalla (como se muestra en la imagen de abajo). Una vez que tienen cada par de fotos, las comparan píxel a píxel y calculan la diferencia.

En el transcurso de estos experimentos, descubrieron requisitos más o menos evidentes para realizar este tipo de comparaciones:

¿Cómo dibujar las cajas negras? ¿Alrededor de qué? Si tenemos contenido en la página original, pero no en la página traducida, ¿cómo comparar la proporción entre los elementos, independientemente de su tamaño?

También tienen algunas preguntas más surrealistas como:

¿Cómo podemos asegurarnos de que un componente de la página original se compare con su equivalente en la página traducida, y no con otro elemento que esté en el mismo lugar?

Aunque su intento no fue un éxito total, encontraron formas de hacerlo bien y algunas pistas que esperan utilizar pronto en el futuro.
En conclusión, la tarea no es fácil, pero no se rinden, sin duda están en el buen camino.
¡Enhorabuena a ellos!

Más ...

Ir arriba